El fuego y los niños
Un incendio en el hogar puede ser muy atemorizante para cualquier persona. Imagínate para un niño. Un lamentable número de niños mueren cada año en los incendios caseros. A menudo, estás tragedias se producen por que los pequeños intentan esconderse dentro en lo que ellos consideran un lugar seguro de la casa en vez de salir de ella. Para ayudar a evitar que tus hijos se conviertan en parte de estas estadísticas, es importante que les enseñes acerca de la seguridad contra incendios.

En primer lugar, asegúrate de que los niños sepan que las cerillas y los mecheros no son juguetes. Enséñales que son herramientas para ser utilizadas por adultos, y que deben ser respetadas como tales. En caso de que se encuentren una caja de cerillas o un mechero sobre una mesa o en el suelo, deben dárselo inmediatamente a un adulto para que lo guarde en un lugar seguro.

También debes explicarles los daños que pueden producir otras cosas como por ejemplo los fuegos de la cocina, unas velas, una fogata, etc. Se les debe enseñar a respetar el fuego y el poder que este tiene. Ellos deben conocer cómo deben usarlo correctamente. Para enseñar al niño a escapar de un incendio en la casa, debes realizar un plan de emergencia que os ayude a todos a tener claro, cómo hay que salir de la casa.

También debes contar con algunas medidas de seguridad que os facilitarán el no sufrir aparatosos incendios en casa, como por ejemplo los detectores de humo. Revisa sus baterías cuando te lo recomiende el instalador. Asegúrate de que los pequeños conocen el sonido de los.