El miedo, un atractivo de Halloween