El sentido del humor en los niños
Ves como tu hijo ríe sin parar y a veces te sorprenden sus reacciones. Las habilidades cognitivas y lingüísticas de los niños también determinan lo que es divertido. Y es que dentro de la estructura de desarrollo de la niñez también tienen cabida el entendimiento y la creación del sentido del humor.

Son muchas situaciones las que un menor considera graciosas. Los bebés empiezan a reír por imitación, más tarde aprender a reír a carcajadas. Sin embargo, un sentido más estricto del humor aparece a los dos años de vida, cuando el niño comprende que algo inesperado e inhabitual ha sucedido. Y los niños de cinco años juegan con palabras y frecuentemente crean nuevos vocablos sustituyendo consonantes iniciales que resultan en palabras con sonidos graciosos.

Debes potenciar el poder de la risa en tus pequeños retoños, por lo que permanece siempre atento a la posibilidad que puede darse de que al crecer tu hijo tal vez pierda dicha capacidad y disminuyan los momentos en que manifieste su alegría.

Todos los días se ha de procurar que los niños cuenten con espacios de diversión, compartan experiencias placenteras y momentos de entretenimiento con los amigos. Con el fin de que la criatura disfrute situaciones de humor, éstas han de llevarse a cabo en un ambiente familiar de confianza.

Muchos expertos coinciden en señalar que la risa es un poderoso mecanismo de defensa, una eficaz herramienta para enfrentar los conflictos y superar la adversidad. Recuerda que el buen humor y el optimismo se asocian a un sistema inmune fuerte y a la salud mental.

Según la especialista Susana Bloch:

La risa es la expresión máxima de la alegría, emoción básica y universal, que se presenta en los niños en forma pura, espontánea. Los adultos no deben reprimir esta emoción sino que estimularla. Para reír es esencial estar relajado, como ocurre naturalmente en los niños.