El síndrome del nido lleno crece con la crisis