El síndrome del niño de en medio
Las parejas suelen buscar la querida “parejita” cuando piensan en tener niños. El amor se puede compartir fácilmente entre los dos pero la pregunta llega cuando se tiene tres hijo ¿se comparte el amor de la misma manera con los tres? Según diferentes estudios, muchos niños considerados “en medio” no se sienten lo suficientemente queridos.

Aunque pocos padres lo admiten, el orden en el que nacen los niños es muy significativo. A menudo muchos niños sufren el trastorno del “niño de en medio”. La mayoría de los padres todavía no se creen que la personalidad de este niño puede que se vaya transformando en algo más violenta e incluso extraña. Estos pequeños, utilizan la violencia como una herramienta para llamar la atención de sus padres y sus hermanos.

En muchos casos, se ha observado que el hijo del medio es ignorado por los padres y, a menudo suele ser continuamente con los otros dos hermanos. Estar en el centro, a menudo, puede dar miedo e inseguridad. A medida que crecen, las relaciones personales se les pueden hacer mucho más difíciles ya que son más reacios a compartir y a dar amor a otros individuos.

Para mantener una buena calidad familiar es necesario que se consiga una relación saludable y amorosa entre todos los miembros. Algunos rasgos, definen el síndrome del niño de en medio:

– Falta de sentido de pertenencia
– Intentar separarse de la familia
– Complejo de inferioridad. Tendrán la constante sensación de no ser deseados por lo que le caracterizará la baja autoestima.
– Retirada de la vida social