El vínculo materno favorece la sociabilidad infantil
Mucho se ha dicho sobre la importancia de la relación con la madre por parte del bebé. Una relación que empieza a fortalecerse incluso a través de la lactancia ya que este tiempo de alimentación, también es un tiempo para el conocimiento mutuo y para conectar con las emociones. Pues bien, un estudio ha mostrado que el vínculo materno puede ayudar a que los niños irritables sean más sociables.

El estudio ha sido publicado por la revista Child Development. Aquellos niños que sienten cierta tensión ante situaciones nuevas, se apoyan en su madre cuando los vínculos afectivos son fuertes y sólidos. Algo que no sucede cuando no existe un lazo de unión tan claro. De esta forma, los niños que formaron parte de este estudio y tenían una buena relación con su madre, no tuvieron ningún problema para relacionarse con otros amigos en la etapa del crecimiento. Algo que no fue tan positivo en el caso contrario.

La relación con la madre es importante porque el hogar es una fuente de seguridad y de bienestar. De esta forma, el cariño materno también es un nutriente para la autoestima que es tan esencial para poder establecer vínculos afectivos saludables y duraderos.

En esta investigación participaron 84 bebés a los que se les hizo un seguimiento detallado desde que nacieron hasta que cumplieron dos años de edad. En todos ellos se evaluó el grado de irritabilidad a través de situaciones tan cotidianas como el hecho de observar cómo reaccionaban los niños al ser desvestidos, o también, cómo se sentían al escuchar el sonido de una campana. Se consideró que un tercio de los niños padecía un alto grado de irritabilidad, mientras que dos tercios padecían irritación moderada. Los resultados de este estudio muestran en cierto modo, que las relaciones sociales son esenciales para el bienestar integral del niño.