Elegir actividades extraescolares
Las exigencias laborales de los padres suponen la necesidad de mantener ocupados a los niños fuera del horario escolar. Las actividades extraescolares son la solución perfecta para tenerlos entretenidos, aprender y divertirse con sus amigos. Sin embargo, es necesario cuidar la salud física y mental de tus hijos, especialmente cuando practican actividades múltiples.

Las actividades fuera de la escuela ayudan a los niños a estimular el desarrollo de las áreas expresivas y motrices, de modo que suelen ser muy beneficiosas para tus hijos. No obstante, tampoco es bueno abusar, porque los jóvenes también necesitan sus tiempos de descanso.

Algunos padres quieren que sus hijos hagan muchas cosas y practiquen cantidad de deportes, pero al final esto se traduce en estrés infantil: trastornos del sueño, fatiga muscular, dolores de cabeza o problemas digestivos. En caso de observar alguno de ellos en tu hijo, no dudes en eliminar las actividades que menos le gusten.

Recuerda que una agenda escolar repleta de actividades puede provocar un cuadro de ansiedad en tu hijo, debido a la imposibilidad que el niño pueda rendir al máximo en todas las tareas. Puede manifestar su frustración con irritabilidad o agresividad. No lo expongas a esa situación y dale un respiro.

En esa etapa infantil, tu hijo se encuentra en un proyecto de escolarización que requiere un gran esfuerzo y dedicación. Por ello, si detectas que las actividades extraescolares interfieren en el rendimiento académico de tu hijo, ayúdalo a priorizar y acompáñalo a compaginarlo todo.