Emma y Ellen, mellizas y preciosas