Enseñar a los niños a ser solidarios
Los niños nacen como si se tratasen de una pizarra completamente limpia en la que no hay nada escrito. Saben instintivamente cómo comer, pero tienen que aprender casi todo lo demás. Los papás serán los encargados de empezar a escribir en esa pizarra para que los pequeños empiecen a aprender un sinfín de cosas. Este aprendizaje se realizará directamente con fáciles instrucciones.

Aunque parece una tarea verdaderamente difícil, ya verás como poco a poco vas obteniendo resultados. Los niños aprenden muchísimo de sus padres, así que asegúrate de presentarles lecciones que sean veraces y con un buen fin. Una de las primeras cosas que deberás enseñarle es a compartir. Aunque no tengan hermanos, es muy importante que aprendan a compartir sus cosas con el resto.

Esto también les ayudará a convertirse en persona solidarias capaces de ayudar a los que más lo necesitan. Poco a poco debes ir enseñándoles que en la vida siempre habrá personas y animales a los que tenga que ayudar. Puedes empezar llevándole a un refugio de animales para que vea el montón de animales a los que puede ayudar. Debes empezar a enseñarles esta solidaridad a pequeña escala para que cuando se vayan haciendo más mayores aumenten también sus posibilidades.

Enseñarles a ser solidarios no te costará demasiado ya que los pequeños pronto entenderán que ellos están en una posición superior que otras personas y niños que no tienen de nada pero, sí que pueden ser capaces de ayudarles gracias a los medios que sus padres les han proporcionado.