Escuela para padres: No transmitas tus miedos a tu hijo
Está claro que la vida te va cambiando en cada etapa porque la experiencia es un grado y porque nadie puede estar ajeno a sus vivencias. Pues bien, el ser humano adquiere muchos miedos como consecuencia de la edad, por ello, uno de los trabajos más difíciles que debe lograr un padre y una madre es que más allá de cuáles sean sus temores, consigan transmitir seguridad y tranquilidad ante su hijo, para que éste, no adquiera de forma inconsciente e involuntaria los mismos sentimientos de los padres.

Por esta razón, deberás evitar hacer comentarios negativos sobre ciertas situaciones delante de tu hijo para no condicionarle. Esto no tiene nada que ver con el hecho de advertir a los niños sobre los peligros. Es decir, cualquier madre debe insistir tantas veces como haga falta en que un niño no debe hablar con desconocidos ni siquiera en el caso de que ese desconocido le prometa caramelos.

No transmitir el miedo a tus hijos te ayudará además a superarte a ti mismo porque así podrás darte cuenta de que tú eres capaz de controlar tu miedo y no a la inversa. Además, también lograrás que tu hijo crezca con un alto nivel de bienestar desde un punto de vista emocional.

Aprender a vivir no siempre es una tarea fácil. Pero en ese aprendizaje vital hay diferentes etapas: asumir que el miedo es una realidad y que además, es necesario en tanto que está vinculado con el instinto de supervivencia del ser humano. Pero también, asumir que para crecer como persona es esencial hacer frente a dichos temores. Los niños también tienen sus propios miedos, por ejemplo, cuando son niños tienen temor a la oscuridad por la noche, por ello, mostrarán su valentía aprendiendo a domir en su habitación.