Explicar la muerte de un ser querido a un niño
Comunicar el triste fallecimiento de un miembro de la familia al niño es muy difícil para un padre. Los niños tienen un apego especial a sus cuidadores, familiares, etc. Pero la muerte es algo impredecible para lo que un niño no puede estar preparado. Los niños deben notar una actitud positiva durante la comunicación de la ausencia permanente de esa persona querida.

Generalmente los pequeños entienden lógicamente la situación pero pueden ser verdaderamente vulnerables a los recuerdos y, a menuda, deciden pasar ese duelo en silencio. Cuando se da una noticia de este tipo a los pequeños, hay que dejarles muy claros que deben seguir queriéndoles al igual que esas personas que ya no están lo seguirán haciendo en ese lugar tan maravilloso al que se han marchado.

Muchos padres deciden explicar la muerte con comparaciones, por ejemplo como la de la flor marchitada. También, deciden explicarles que están en el cielo y que determinada estrella es ese ser querido que vela por el todas las noches. Estas son comparaciones tan bonitas permitirán al niño sentirse mejor. Nunca se deben explicar detalles escabrosos sobre la muerte. Hay que recordar que estamos hablando con niños pequeños y que esos detalles sobran.

Después de darles la noticia, hay que estar muy pendientes de ellos y prestarles las atenciones que necesiten A pesar de que en situaciones así es difícil controlar las emociones, los padres deben mostrarles una actitud positiva. Con los años, los niños aceptan el hecho de la muerte y aprenderán mejor como es el proceso de vida-muerte. Un buen apoyo emocional es muy importante.