Higiene dental infantil
La higiene es un aspecto fundamental en todas las personas y muy especialmente en los niños. En este sentido, la higiene dental en los niños tiene que estar muy cuidada y hay que ser muy exigentes ya que no solo por higiene sino también por que si no la hay puede aparecer alguna enfermedad.

Si cuando todavía tienen los dientes de leche tienen caries y no se los cuidan, estarán atados toda su vida a una dentadura fea y de mala calidad. Por este motivo, hay que ser muy insistentes en el hecho de que se los más pequeños se laven los dientes después de cada comida para poder tener una boca sana y bonita.

Hay muchos padres que descuidan un poco este aspecto pensando en que tiene mayor importancia cuando se vayan haciendo mayores, pero lo cierto es que en cuanto comienzan a salir hay que empezar a cuidarlos. Si no sabes cómo deben lavarse los dientes los niños, sigue estos consejos y los tendrán en perfecto estado. Toma nota:

– Hay que vigilar muy de cerca el cepillado hasta que tengan los 6 años, que es cuando ya sabrán hacerlo ellos perfectamente y sin necesidad de supervisión. Además, a esa edad ya saldrá de ellos y prácticamente no habrá que recordárselo. De todas formas, cuando ya se los laven solos échales un vistazo para ver que lo han hecho bien.

– Hasta los 3 años suelen hacerlo los padres ya que los niños no saben todavía manejar el cepillo de dientes, pero a partir de esa edad ya pueden comenzar a hacerlo ellos para ir acostumbrándose y aprendiendo a hacerlo correctamente.

– No hay que esperar a que los niños tengan dientes para comenzar con su higiene bucal, ya que mientras no los tienen es bueno pasarles por las encías una gasa húmeda para eliminar las bacterias bucales. Hazlo a diario.

– Cuando comiencen a salir los dientes se recomienda hacerlo con un cepillo de cerdas suaves pero sin ponerle dentífrico, el cual no deberás ponerle hasta los 3 años y siempre siendo especial para niños que es el que no lleva flúor. Esto es porque la pasta hay que escupirla y antes de esa edad no saben hacerlo.

– Hay que hacer de la higiene dental un hábito divertido, así que cómprales cepillos que tengan dibujitos y que hayan elegido ellos para poder realizar algún juego mientras se los lavan, aunque si no le tienen manía al cepillado no es necesario. Los cepillos deben ser igualmente de calidad.

– Si el niño se queda a comer en el colegio o en casa de algún familiar, que lleve siempre un neceser con su cepillito y la pasta dentífrica si ya la utilizara. Recuérdale que debe lavarse los dientes después de comer aunque esté fuera de casa, es muy importante que se habitúe a esto desde pequeñito.