En el hospital, los niños siempre con sus padres