Ídolos infantiles: el peligro de la admiración excesiva