La adaptación al colegio
La adaptación al colegio es un proceso que muestra en cierto modo, el proceso de adaptación que cualquier persona tendrá que hacer a lo largo de su vida en diferentes situaciones y vivencias. De hecho, la vida es un proceso de adaptación constante a la novedad. Y la adaptación como tal cuesta, sencillamente, porque implica cambio y también, temor a lo desconocido. Por ello, es positivo hacer frente a los cambios con entusiasmo y también, de una forma paulatina y gradual.

Es normal que aquellos niños que están acostumbrados a estar en casa, respaldados por papá y por mamá puedan sentirse nerviosos al llegar al colegio, conocer al nuevo profesor y a los demás compañeros. La imagen de septiembre en los telediarios siempre es la de la vuelta al cole de los niños y allí, podemos ver cómo cada peque reacciona de una forma totalmente distinta. Por ejemplo, hay niños que lloran mucho y otros están encantados.

Cada niño tiene su propio ritmo interno, lo importante es que los propios colegios han encontrado el mejor sistema para que los niños se vayan acostumbrando al colegio poco a poco. Es decir, aumentando las horas. Pero además, los padres también deben de transmitir confianza y seguridad al niño. Hacerle ver los puntos positivos de ir al colegio: lo pasará bien porque aprenderá cosas nuevas, pero además, también tendrá la posibilidad de hacer nuevos amigos.

Y es curioso que muchas personas conservan los mismos amigos de la infancia cuando están en la etapa adulta. Por otra parte, es esencial hablar bien al niño de su profesor, transmitirle confianza en él y hacerle entender que ante cualquier imprevisto los padres también acudirán al momento al cole. Aquellos niños que han ido a la guardería ya están más acostumbrados a estar fuera de casa que aquellos que por primera vez afrontan el reto de estar lejos de mamá.