La adopción de niños mayores
Pensar en todo lo que rodea una adopción de un niño mayor y lo que posteriormente acarreara, es vital para que todo resulte perfectamente. Las adopciones de niños mayores, implica que los nuevos padres deberán estar preparados para hacer frente a una gran variedad de temas y preocupaciones. Toma nota:

– ¿Cuál es su motivación? Miraros vosotros mismos. La adopción de un niño de más edad no es más fácil como la adopción de un bebé. Muchas veces las adopciones de niños mayores producen pequeños traumas en los niños que deben ser tratados antes de que el pequeño empeore. Los pequeños pueden necesitar una orientación constante y especializada. Debéis estar dispuestos a obtener el asesoramiento necesario.

– Debéis poneros en la situación del niño y pensar que es difícil comenzar una nueva vida con unos completos desconocidos. Tratad de averiguar lo que siente, así que hablad mucho con él.

– Algunos niños puede que no estén preparados para tener otros hermanos.

– Paciencia. La paciencia es de vital importancia. Si no tienes paciencia, el primer proceso de “acoplamiento” puede ser verdaderamente duro. La paciencia es una cualidad que debe ser perfeccionada, y que hay que practicar de manera constante.

– Escucha. Debéis escuchar todo lo que quiera contar el pequeño. Puede que el niño tenga una triste historia con su familia que desea contaros. Es importante en estos momentos que tengáis el tiempo suficiente para escucharle.

– ¿Qué pasa si hay diferencias culturales o étnicas? Cada niño tiene su propio conjunto de necesidades, preocupaciones, y su cultura, por lo que estos niños tienen unas “necesidades especiales” que deberéis tener en cuenta en todo momento.

– La igualdad de trato. No se puede tratar a un niño adoptado de manera diferente a cualquier otro hijo que tengas en casa. Los niños siempre otan rápidamente cuando se les trata de manera diferente.