La aparición de las muelas
Mientras que la aparición del primer diente puede considerarse todo un evento familiar, el resto pueden convertirse en una verdadera preocupación que no todos los padres saben como “manejar”. La mayoría de los niños comienzan con la dentición sobre el quinto o sexto mes. Los bebés prematuros pueden iniciar este proceso más tarde que otros niños.

Cuando los bebés comienzan a mostrar sus dientes, los frontales aparecen en primer lugar, y luego les suelen aparecer las muelas. Estas suelen aparecer entre 3-6 meses más tarde. Cuando el niño tenga tres años, tendrá que tener un conjunto total de 20 piezas en su boca. El dolor de la dentición puede comenzar un mes o dos antes de que aparezca el primer diente, ya que las encías se hinchan y duelen debido a la presión que realizan los dientes sobre ellas.

Las muelas, en particular, pueden causar problemas en los niños porque la anchura de los dientes posteriores puede causar más presión y un dolor más intenso en las encías. El pequeño, con la aparición de las muelas puede estar mucho más irascible y rabioso. Ahora el trabajo de los papás es doble; tratar de mantener el dolor controlado mediante diversos medios y conseguir que la irritabilidad del pequeño no sea demasiado excesiva.

Asegúrate de que la irritabilidad del pequeño no se debe a cualquier otro tipo de enfermedad como por ejemplo una infección de oído. Las infecciones de oído se producen de vez en cuando en niños de esta edad, y el dolor puede provocar el llanto, el rechazo de alimentos y otros síntomas similares a los de la dentición.