La autoridad de los padres refuerza la autoestima infantil