La ayuda del psicólogo potencia el bienestar emocional de los niños