La diarrea en los niños
Al igual que la diarrea en los adultos, la diarrea es un problema de salud común en los niños. Puedes identificar si el pequeño está sufriendo este problema, observando las heces del pequeño y la frecuencia de evacuación intestinal. Por ejemplo, si tu hijo está realizando deposiciones acuosas por lo menos tres veces al día, entonces él está experimentando ataques de diarrea. Se estima que más de mil millones de niños al año tienen que acudir al médico.

La diarrea en niños pequeños puede ser causada por varios motivos, de los cuales los más comunes son las infecciones por bacterias y virus, alergias a los alimentos, intolerancia a los alimentos (por ejemplo, intolerancia a la lactosa) y la introducción de nuevos alimentos en la dieta. Muy a menudo, a los niños con diarrea se les diagnostica la gripe estomacal (gastroenteritis), en la que se produce la inflamación del estómago y del revestimiento intestinal.

Se estima que el rotavirus es el responsable de causar cerca del 10% de los casos de diarrea en los niños. Dado que los niños son más susceptibles a la deshidratación, la diarrea debe ser tratada tan pronto como sea posible. Se debe tener en cuenta que un episodio de diarrea en niños pequeños puede durar aproximadamente una semana. Sin embargo, con la intervención médica y la incorporación de alimentos saludables para la diarrea, la duración reducirse a 2-3 días.

Beber grandes cantidades de líquidos es la clave para prevenir la deshidratación cuando los niños tienen este problema. Si la diarrea va asocia con vómitos, se debe intentar detener la regurgitación. Siempre, acude al médico.