La difícil tarea de la conciliación laboral
Hoy día, la mujer se ha incorpoarado con éxito al mercado laboral. De hecho, la realidad es que en la actualidad, existen más licenciadas que licenciados en las universidades de España. La apuesta por la igualdad de oportunidades y también de derechos es un reto constante. Sin embargo, la realidad es que cualquier mujer tiene que hacer grandes esfuerzos a la hora de conciliar su jornada laboral con el cuidado de la casa y el cuidado de los niños.

Un bebé implica una gran atención y dedicación de tiempo. Por ello, el padre debe implicarse al cien por cien no sólo desde el momento del nacimiento del niño sino también, desde el momento del embarazo mostrando su apoyo emocional a su pareja.

Es habitual que muchas mujeres sientan cierta culpabilidad al no dedicar todo el tiempo a su bebé. ¿Alguna vez te sentiste así? En ese caso, debes pensar que la calidad del tiempo es más importante que la cantidad. Por otra parte, también sentirías una gran frustración si tuvieses que renunciar a otros objetivos vitales que son importantes para ti tras la maternidad.

La conciliación laboral implica hacer un gran esfuerzo a la hora de organizar el tiempo. Pero además, también es positivo pedir ayuda en caso de que sea necesario. Por ejemplo, puedes contratar a una niñera que cuide del bebé durante varias horas a la semana. A la hora de contratar personal cualificado es importante que solicites referencias de su experiencia laboral en este terreno.

En otras circunstancias, seguro que los abuelos también pueden echarte una mano pero es importante evitar el abuso ya que hoy día, existen estudios que analizan el cansancio y el agotamiento de los llamados abuelos canguro que merecen disfrutar de su vejez y de su presente en libertad.