La fantasía infantil refuerza la felicidad de los peques