La fruta, protagonista de la dieta infantil en verano
Ya falta menos tiempo para las vacaciones de verano. La realidad es que la recta final de curso académico se hace un tanto pesada y complicada para los más pequeños de la casa. Especialmente, porque estudiar durante los días de calor implica un esfuerzo añadido para los peques. Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina, por tanto, es tiempo de pensar en la alimentación adecuada de los niños durante los próximos meses de calor.

Sin duda, la fruta es la protagonista de las vacaciones de verano porque es fresca y nutritiva. La hidratación es una de las claves del bienestar para niños, adultos y mayores. Por ello, es positivo apostar por zumos de frutas para la merienda, por ejemplo. Por otra parte, el zumo de naranja también aporta muchas vitaminas a los niños.

En verano se recomienda tomar más fruta y también beber más agua para hacer frente a la jornada diaria. Lo cierto es que los niños en verano descansan, sin embargo, el excesivo calor en ciertos momentos puede llegar a ser tan agotador que puede producir cansancio. Por ello, para hacer frente a las altas temperaturas nada mejor que ir a la piscina.

Continuando con los temas alimenticios conviene matizar que durante los meses de verano se aconseja que se limite la ingesta de grasas pesadas, por el contrario, es mejor tomar productos vegetales y también fibra. El agua es tan importante que sería positivo que cada niño pudiese llevar siempre consigo un botellin de agua para beber con regularidad. Dentro de los productos del verano destaca el agradable sabor de la lechuga, el tomate o el pepino. La alimentación es esencial en cualquier época del año pero está claro que también hay que adaptar los hábitos alimenticios a la época del año en que se está. En invierno, por el contrario, la sopa caliente es un arma eficaz para hacer frente al frío.