La hora de dormir
La sensación de un estómago lleno, a menudo será suficiente para enviar al bebé a dormir con alegría, pero también habrá muchos momentos en los que le tengas que ayudar a relajarse. Cosquillas, risas y movimientos bruscos no le ayudarán durante estos momentos en los que necesita sentirse entre tus brazos, muy relajado. Será alrededor de los seis meses cuando tu bebé concilie el suelo de manera más felíz y más eficaz por las noches.

Por si lo dudabas, a los bebés les encantan las rutinas y los rituales. Debes intentar de imponer una rutina normal de suelo al pequeño, incluso cuando estéis fuera de casa. Preparase para irse a la cama debe ser una actividad agradable. ¿Qué hora es la perfecta para irse a la cama? Dependerá de ti pero, debes tener en cuenta que es necesario que el pequeño duerma la mayor cantidad de horas posibles.

La rutina de irse a la cama puede empezar con un baño relajante. Si al bebé no le gusta ser bañado, unos veinte minutos de juegos suaves pueden ser suficientes para ayudarle a relajarse. Si el pequeño todavía tiene una comida pendiente antes de acostarse, puedes dársela en su habitación para que ya se vaya relajando. Lo siguiente que debes hacer es colocarle en su cuna con algunos de sus juguetes favoritos.

Puedes leerle un cuento para intentar relajarle. No te des por vencid@ si ves que el pequeño no presta atención, poco a poco el cansancio le irá venciendo e irá empezando a dormirse. Dale las buenas noches e intenta dejarle una pequeña luz encendida si ves que casi casi está dormido. Sal de la habitación y vuelve a entrar en unos 5-10 minutos para apagarle la luz y comprobar que ya está completamente dormido.