La importancia de ser el hermano mayor
La llegada de un hermano debe ser una etapa feliz para un niño. Muchos padres esperan que con la llegada de un segundo hijo, el primero tenga más compañía. Los niños que van a tener un hermano, deben sentirse un importante “hermano mayor” y tú debes ayudarle a conseguirlo. Cuando todavía la mamá esté embarazada, es importante que el pequeño toque la tripa en la que se encuentra su hermano. Poco a poco se irá entusiasmando con la llegada.

Pero la llegada del hermano también inicia la época de celos y de esa confusión de sentimientos que le hacen mantener una conducta bastante rebelde. El niño se siente abandonado cada vez que se empieza a elogiar al otro hermano. Si a él no le traen un juguete el día que le llevan un regalo al recién nacido, el drama está garantizado. Todos los niños, dan una gran importancia a las cosas materiales en ciertas etapas de su vida, no te preocupes demasiado por ese tema que ya se le irá pasando.

Lo mejor para evitar este tipo de problemas es que vayas pre-acondicionando al pequeño para que no tenga tantos problemas. Cuando sepas que estás embarazada y que todo va bien, ve hablando con el pequeño sobre el tema. Muéstrale imágenes de un recién nacido y explícale que al ser tan pequeño va a necesitar de su ayuda.

Debes darle el “poder” de la responsabilidad. Tú no te olvides de que debes mostrarle tu amor y dedicarle el tiempo que se merece. A medida que el recién nacido crezca debes evitar cualquier tipo de conflicto por las desagradables comparaciones.