La influencia de los ídolos en los niños
La infancia y la adolescencia son dos etapas en las que los niños se muestran muy vulnerables ante la influencia de los ídolos musicales o del deporte. Sin duda, hoy día, Justin Bieber es un referente, al igual que también lo es Miley Cyrus que se ganó el cariño del público a raíz de su papel de Hannah Montana. Otra de las actrices de Disney que cuenta con mayor aceptación entre los más pequeños de la casa es Selena Gomez que no sólo destaca en el mundo de la música sino también, en el ámbito de la interpretación.

Como consecuencia de la influencia que ejercen estas jóvenes promesas en los niños, se produce el fenómeno de la imitación. Una imitación que lógicamente tiene su fundamento en que hoy día, la televisión se ha convertido en un medio de comunicación de masas. Es decir, la fama de aquellos personajes que salen en la tele aumenta de forma notable respecto a aquellos actores de teatro, por ejemplo, que gozan de menor popularidad.

Tener un ídolo en la infancia es de lo más normal. Sin embargo, también conviene establecer límites para evitar la obsesión excesiva con un mismo tema. Por otra parte, también es bueno fomentar en los niños la autonomía y el sentido común más allá de la moda, la fama o aquello que supuestamente se lleva.

Los ídolos juveniles muestran un tipo de vida muy alejado al de cualquier persona joven. Observar este matiz también es esencial para evitar la idealización excesiva. Los jóvenes artistas como Justin Bieber o Selena Gomez tienen sueldos que son poco frecuentes para otros chicos y chicas de esa edad. Más allá de todo materialismo, los niños deben pensar en el valor que tienen aquellas cosas que no se pueden comprar con dinero. ¿Qué opinas sobre la influencia de los ídolos en la infancia?