La insana presión del reloj biológico
La palabra presión ya lo dice todo en sí misma. Una persona se siente presionada a veces, por circunstancias ajenas a sí misma y en otras ocasiones, por la propia percepción individual. Uno de los agobios más grandes que sufren muchas mujeres, especialmente, aquellas que desean tener hijos, es la de la llamada presión del reloj biológico. Es decir, la presión por tener hijos a partir de cierta edad. La verdad es que a veces, la sociedad de forma indirecta también ejerce una presión sobre la mujer. Por ejemplo, es habitual que cuando tienes novio, todo el mundo te pregunte cuándo te vas a casar. Y cuando ya te has casado, entonces, llega otra etapa en la que la gente te pregunta cuándo vas a tener hijos. Parece que siempre tuviéramos que estar inmersos en la consecución de un objetivo mejor. De una meta más noble.

Nada más lejos de la realidad, debes aprender a vivir el presente sean cuales sean tus circunstancias. Y olvidarte de ese llamado reloj biológico que te hace perder de vista todas las cosas buenas que lograste alcanzar en tu vida, incluso, logra que te sientas fracasada por no haber tenido hijos, cuando eso es algo que no depende al cien por cien de ti sino también, de cómo sea tu presente.

El reloj biológico no afecta a todas las mujeres puesto que de hecho, hoy día, la soltería se ha convertido también en un valor en alza que gana adeptas. Y es que, hay personas que disfrutan mucho de la libertad y no están dispuestas a cambiar de vida. Por otra parte, también existen chicas que no tienen ningún instinto maternal y preferen apostar por el amor de pareja sin formar una familia.

Cada persona tiene su propio camino en la vida. Lo más importante es ser feliz, y entender que el milagro de vivir es una aventura fascinante que te pone en contacto con la verdad de tu mente y de tu corazón.