La Inteligencia Lingüística en tu hijo
Una de las inteligencias de mayor relevancia en el individuo es la denominada “lingüística”. La mayor parte de las personas que triunfan en las esferas, personal y profesional, poseen un nivel elevado de desarrollo de la Inteligencia Lingüística.

En el informe realizado para la Unesco en el año 1979, el profesor Mialaret, un distinguido experto en el campo educativo, señaló:

El niño que no tiene un buen nivel de lenguaje no siempre comprende muy bien lo que ocurre y se comporta por consiguiente como más o menos retrasado. Por consiguiente, debe asignarse un lugar importante a los ejercicios de lenguaje, a fin de que todos los niños desarrollen este medio de comunicación, indispensable para toda integración social ulterior.

Se pueden agrupar en ocho epígrafes las habilidades que desarrolla la Inteligencia Lingüística: Describir, narrar, observar, comparar, relatar, valorar, sacar conclusiones, resumir. Con el fin de estimular dicha inteligencia, los adultos han de poner en marcha las siguientes estrategias:

1. Dialogar con los niños a la hora de comer o del baño.
2. Propiciar juegos con diálogo.
3. Observar una película y hacer comentarios.
4. Cantarles.
5. Leerles cuentos.
6. Realizar juegos para aumentar el vocabulario.

Pero el menor debe contar con una percepción auditiva y visual normal, además de una adecuada coordinación de los músculos fonoarticuladores. Si a estos factores le añadimos un grado aceptable de madurez cognitiva y psicológica, tendrás garantizado el éxito que conduce a la meta del desarrollo de la Inteligencia Lingüística.

Por consiguiente, te recomendamos esta lista de materiales lúdicos que sirven como elementos que generan motivación en el niño:

1. Títeres.
2. CD’s de canciones.
3. DVD’s temáticos.
4. Cuentos.
5. Cubos con imágenes (animales, expresiones, etc.)
6. Bits de lectura.
7. Tarjetas para construir frases.
8. Casita de juguete.