La inteligencia, ¿nace o se hace?