La muerte de un familiar o un ser querido
Este es uno de los momentos más difíciles para muchos padres: explicar a los pequeños de la casa que un familiar o un buen amigo ha fallecido. Naturalmente, la edad del niño hará que la noticia se comunique de una manera o de otra. Es bueno mostrar al niño que vosotros también tenéis sentimientos, pero tampoco de manera excesiva. Según los expertos es muy positivo para el niño, que aprenda que llorar no es nada malo. Llorar es la reacción más lógica que puede tener una persona al recibir una noticia de este tipo.

Debéis sentaros con el niño y explicarle lo sucedido. No debéis contar detalles escabrosos, eso es lo de menos, lo principal es que esa persona ya no estará entre vosotros. Trata de explicarle por qué esa persona ya no va a estar con vosotros nunca más. Deben guarda a esa persona en su corazón y en su memoria. Si el niño tiene la edad suficiente podrías decirle la razón por la que esa persona ya no volverá: un accidente de coche, una larga enfermedad, etc.

Los niños recibirán mucho mejor la noticia si notan en sus padres seguridad y protección. Aunque haya pasado una desgracia, vosotros estáis juntos y os queréis los unos a los otros. So os ven derrumbaros ellos también lo harán, así que manteneros lo más “enteros” que podáis.

No mantengáis la muerte de un familiar como un secreto. Los niños se preocupan mucho más si saben que algo está pasando. Recordar: cada uno puede reaccionar de una manera diferente ante noticias de este tipo.