La otitis infantil en verano
El verano está asociado de forma directa con el agua porque las familias disfrutan en la playa o en la piscina. Pues bien, existe una enfermedad que los peques pueden tener en algún momento y está vinculada con el hecho de bañarse en aguas contaminadas: la otitis infantil. Es por este motivo que este mal también recibe el nombre de otitis del nadador. Dentro de los síntomas que produce como bien explica el blog Bebé Feliz tenemos el picor de oído y también dolor que puede ser más o menos intenso. En cualquier caso, la realidad es que el dolor de oído es uno de los más molestos como bien puede comprobar también cualquier enfermo adulto.

Por supuesto, ante un dolor de este tipo lo primero que se debe hacer es llevar al niño a la consulta del especialista para que pueda realizar un diagnóstico y recetar el tratamiento adecuado. Además, conviene precisar que existen otras causas de la otitis infantil como por ejemplo, la sequedad, eccemas o también, heridas que el niño puede haberse causado al rascarse en exceso.

En caso de que el niño tenga otitis infantil, al igual que cuando tiene cualquier otra enfermedad, se mostrará más vulnerable e irritable en su carácter, sencillamente, porque no se encuentra bien. En ese estado es evidente que no tendrá ganas de jugar y en cambio, posiblemente llore. El llanto es un efecto físico de un malestar más profundo que entra dentro de las formas de comunicación humana. De hecho, los bebés desde sus primeros meses de vida también comunican algo de sí mismos a través de la sonrisa o de las lágrimas.

En muchas ocasiones, el niño puede perder incluso el apetito cuando se encuentra así. Afortunadamente, la medicina avanza rápido, por ello, una consulta al especialista es de gran ayuda.