La peligrosidad de algunos juguetes
Cuando los niños son pequeños, hay que tener mucho cuidado con todo aquello que les rodea, incluidos los juguetes. Muchos juguetes pueden ser perjudiciales para la piel de los niños o les pueden producir otros desagradables problemas como la asfixia. Siempre se deben comprar juguetes cuyas etiquetas nos aseguren que han pasado una serie de medidas de seguridad. Si se tiene alguna duda, siempre se puede preguntar a los vendedores.

Existen juguetes que pueden ser realizados como plomo. La exposición al plomo es muy perjudicial para los pequeños. Los padres deben evitar la compra de este tipo de juguetes. Otro material peligroso es el que se utiliza para realizar la piel de los ositos y perros de peluche. Si el bebé se lo lleva a la boca, este material le puede llegar a producir la asfixia. Evita que el pequeño juegue demasiado tiempo con esos juguetes sin supervisión.

También hay que tener cuidado con las piezas que forman parte de los juguetes o con aquellos que son demasiado pequeños, como por ejemplo los cochecitos, que pueden obstruirles la gargantea rápidamente si se los meten a la boca. Sucede los mismo con los juguetes que está formados con cuerdas o cadenas largas, ya que pueden llegar a estrangularse ellos mismo.

En caso de que el pequeño comience a jugar con libros de lectura o de los de colorear, habrá que revisar que estos no tengan bordes demasiado afilados que hagan daño al pequeño produciéndole algún tipo de corte. Cuidado con la moda de dejarle el teléfono nóvil al pequeño para que juegue. Muchas veces los pequeños son capaces de hacerse daño con objetos que no nos podemos ni imaginar.