La siesta, una buena costumbre