Las primeras caries
El cuidado de la dentadura es fundamental incluso, en la etapa de los dientes de leche. La dentadura es un bien que se debe cuidar toda la vida ya que no se trata de una cuestión de estética sino de salud y bienestar en relación con la alimentación. Por ello, es esencial acudir al dentista. Los expertos explican que en un momento de crisis económica, uno de los gastos que se está evitando es el de la consulta del especialista. Algo que puede producir consecuencias negativas, es decir, que en caso de reducir gastos es mejor eliminar otro tipo de caprichos como ir al cine. Porque aunque se trata de un plan excelente se puede prescindir de él.

¿Como hacer frente a los primeros empastes? En primer lugar, explicando al niño lo que le pasa. Para ello, es mejor utilizar ejemplos que pueda comprender. Se le puede decir que cuando le duele la cabeza toma una aspirina para que se le pase el dolor y así se recupera de nuevo. Del mismo modo, ante una caries, la muela enferma y necesita ser curada y reparada mediante un empaste. Ante esta explicación el niño siempre preguntará: ¿Y duele? La respuesta real es que no, ya que además, gracias a la anestesia el peque no se entera de nada.

Ir al dentista puede ser visto como un juego en familia para evitar el miedo inicial que muchos peques tienen. Un miedo que en más de una ocasión, ha sido contagiado por sus padres. Y es que, todavía queda mucho camino por recorrer en la integración de este tipo de hábitos en la rutina de salud de cada persona (aunque afortunadamente, se ha avanzado mucho en cuestión de poco tiempo).

La primera vez que un niño visita el dentista es la más difícil e incierta. Sin embargo, una vez superado ese paso, la normalidad será absoluta porque lo que produce cierta intranquilidad es, simplemente, el desconocimiento.