Las sonrisas de los bebés
Cuando algún pequeño tiene algún tipo de problema, la “sonrisa social” disminuye, ya que los niños están menos interesados y no son tan expertos en la comunicación. Resulta que la sonrisa social nos dice mucho acerca de los cerebros de los niños: si se está desarrollando, si algo extraño sucede… Existen diferentes tipos de sonrisas que es conveniente que los padres conozcan.

Están las sonrisas flash de los bebés. Estas se producen desde el nacimiento, pero estas sonrisas son espontáneas y aleatorias. Se activan simplemente por el disparo de las neuronas en el tronco cerebral y sin relación con el buen humor. Cuando los bebés se duermen durante las siestas, las sonrisas pueden surgir de manera espontanea. Los científicos creen que esto se debe a que las células motoras responsables anidan cerca de la región del tronco cerebral, donde se origina el sueño REM.

Otra de las sonrisas es la conocida como falsa. Efectivamente, esta es la que se utiliza para posar en las fotos. Una sonrisa genuina de placer o por diversión viene directamente desde el sistema límbico (centro emocional del cerebro) y recluta a los músculos del ojo llamados orbiculares (entrecerrar los ojos y levantar las mejillas). El problema es que no se puede forzar a estos músculos, ya que están bajo control involuntario, por lo que sólo se produce la sonrisa de manera sincera.

Entre las primeras 4-10 semanas de vida, el sistema límbico y las redes motoras del bebé, son ya lo suficientemente maduros como para hacer la primera sonrisa emocional del bebé. En todas las culturas, la sonrisa social aparece al mismo tiempo. Incluso los bebés que son ciegos nos muestran su sonrisa de felicidad sobre la fecha prevista. La sonrisa es algo muy importante ¿no crees?