Las succiones durante el amamantamiento
Las madres primerizas que amamantan a sus bebés se preguntan con frecuencia cómo pueden saber si los pequeños están ingiriendo suficiente leche o no. A largo plazo, el aumento de peso es la mejor indicación de que el niño está recibiendo la suficiente, pero las reglas sobre el aumento de peso apropiado para los bebés alimentados con biberón pueden no ser iguales para los bebés que se está alimentando con leche materna.

La manera de amamantarse de cada bebé es característica. El bebé abre la boca, generalmente, de manera bastante amplia y chupa con un ritmo lento y constante. Sus labios se quedan abiertos. Cuando se produce la apertura máxima de la boca, se puede ver una pausa, que se aprecia mejor si se observa la barbilla del pequeño. Cada una de estas pausas se corresponde al momento en el que la boca está llena de leche. Esto nos indicará que está comiendo bien.

A veces, se le puede escuchar tragar, y esto es tal vez más tranquilizador, Si no le oyes tragar, no te preocupes, esto no significa que no esté recibiendo suficiente leche. Por lo general, la succión del bebé va cambiando durante la alimentación. El bebé que succiona con algunas pausas y de manera pausada nos indica que está ingiriendo suficiente leche.

El bebé que mordisquea solamente, o que solo se amamanta durante cortos periodos, puede estar indicándonos que no está recibiendo la suficiente comida. Puedes observar las succiones de tu pequeño desde el primer día, así aprenderás antes si el pequeño se queda con hambre o no.