Lavar el pelo del bebé
El cuidado del cabello de los bebés es una tarea que requiere una atención especial. El cuerpo de los bebés es muy delicado y también lo son el pelo y la piel. Es importante que se tenga un especial cuidado al lavarles el pelo. Ser cuidadosa es la mejor clave. Hagas lo que hagas, debes hacerlo con cuidado. Para que ambos os vayáis acostumbrando, deberás establecer un horario.

Antes de aplicar cualquier champú o acondicionador, es aconsejable que el cabello del niño esté desenredado. Esto ayuda en la eliminación de cualquier nudo que pueda tener y por lo tanto, el pelo del pequeño no sufrirá tanto durante el lavado. Habla al pequeño, siempre, con un tono suave y agradable, de esta manera se relajará y la limpieza de la cabeza será mucho más rápida. Evita presionar en la parte blanda de la cabeza. La parte superior es muy frágil.

Lava suavemente el pelo, moviendo tus manos en una dirección. Vierte el agua lejos de la cara. Puede haber ocasiones en las que el niño desarrolle áreas rojas o escamosas en el cuero cabelludo. No te preocupes. Sólo tienes que ir al médico para que te recete aluna crema que consiga que se le quite.

Recuerda que la elección del champú es de vital importancia en el lavado del pelo de los bebés. El champú debe tener unos ingredientes que no causen ningún tipo de escocedura en la piel y que no le produzca ninguna irritación en los ojos. Asegúrate de que el champú cumpla esto, ya que, si le irrita la piel o los ojos el lavado de cabeza y el baño en general, se convertirán en una auténtica batalla campal.