Levantar a los niños por la mañana
¡Qué bien se está en la cama! Los niños suelen dormir muy profundamente porque no tienen problemas, se encuentran a gusto en su cama. Pero cada mañana muchos hogares tienen que despertar para poder llegar puntuales a sus respectivos trabajos, escuela, guardería, etc. Levantar a los niños, vestirlos, preparar el desayuno, controlar que nadie se olvide nada, pueden generar nervios, tensón, discusiones y al final empezar el día con mal humor.

Hay que tener en cuenta que los niños aun no tienen sentido del horario y de la responsabilidad, por lo que no saben de la importancia de llegar a los sitios en hora. Además, puede llegar un momento en que lo quieran hacer todo por sí solos, cambiarse, atarse los cordones y esto supone un aumento considerablemente el tiempo para estar listos. Es importante en estos casos, no darles prisas ya que se pueden poner nerviosos y hacer las cosas mal, es mejor levantarse un poco antes para no ir apurados de tiempo. La puntualidad es un hábito que se debe inculcar a los niños desde pequeños.

Para lograr que nuestros hijos no se entretengan por la mañana, lo mejor es crear un ambiente de tranquilidad, evitando los malos gritos. Lo recomendable es comenzar el día en paz y con alegría. Un mal despertar te puede mantener irritable durante todo el día, y esto acaba pasando factura. Lo ideal es evaluar que es lo que falla por la cual siempre se termina llegando tarde a los sitios y buscar soluciones. Por ejemplo, imponer la norma de que no se juega antes de ir al colegio.