Los abuelos son esenciales para el bebé
La importancia de la familia es esencial a cualquier edad pero todavía lo es más en la infancia y en los primeros años de vida cuando el niño necesita de la protección, la referencia y el cariño de los adultos. Un niño es muy vulnerable, por ello, aquellos niños que nacen en familias desestructuradas pueden sufrir problemas de autoestima o desarraigo incluso en la etapa adulta.

Existe una figura que es muy importante para los niños: la de los abuelos. De hecho, hoy día, los abuelos se implican al cien por cien en el cuidado de sus nietos hasta el punto de que muchos de ellos ejercen de canguros en el día a día. Acuden al colegio a recoger a sus nietos y pasan la tarde en el parque con ellos.

La relación del niño con los abuelos está determinada en parte por la relación que tengan éstos con sus hijos y el grado de confianza que exista entre ambos. A la hora mantener los vínculos familiares es positivo disfrutar de tradiciones enriquecedoras como por ejemplo, ir a comer todos los domingos a casa de los abuelos.

Se trata de una figura necesaria para el niño porque un abuelo aporta ingredientes a nivel emocional que son insustituibles. Un abuelo tiene una gran experiencia como consecuencia de los años de vida, además, tiene una ilusión notable por sus nietos hasta el punto de que muchos niños llegan a rejuvenecer a algunas personas mayores a nivel de ilusión y entusiasmo.

Lo más importante es que los abuelos eviten mostrar favoritismo por alguno de sus nietos ya que esa actitud puede dejar una huella negativa en los niños y producir rivalidad entre ellos. La familia es un verdadero regalo que se debe cuidar a lo largo de los años.