Los azotes y el coeficiente intelectual