Los desagradables oxiuros en los niños
Los oxiuros son unos parásitos intestinales. Los adultos machos pueden medir entre 1-4 mm de longitud y las hembras entre 8-13 mm. Estos parásitos infectan a los humanos y son clínicamente conocido como Enterobius vermicularis. La infección es leve, pero muy molesta para los niños. Es más una molestia que un trastorno de salud grave. Los niños en edad escolar son más vulnerables a los oxiuros.

La infección por oxiuros es altamente contagiosa y se propaga de un niño a otro. Los huevos de la lombriz pueden sobrevivir en la superficie de la ropa y los juguetes entre 2 y 3 semanas. Este tiempo es suficiente para que los huevos entren en el cuerpo del niño. Una vez ingeridos, los huevos residen en la parte superior del intestino hasta su eclosión. Después, los gusanos hembras maduran en el colon y se trasladan a la zona anal donde pueden poner miles de huevos.

Esto sucede generalmente durante la noche y es entonces cuando comienza la sensación de picazón severa. Debido a los arañazos, los huevos pueden alojarse bajo las uñas. De esta manera, los huevos se transmiten a otros miembros de la familia. Los niños pequeños que se chupan el pulgar son más propensos a contraer la infección.

Los síntomas más habituales son la sensación de picor intenso alrededor del área anal y vaginal, pérdida del apetito o pérdida de peso y el insomnio. El niño tiende a volverse irritable y a estar más inquieto que nunca. El flujo vaginal, dolor abdominal, picazón en el recto son otros síntomas comunes que pueden aparecer debido a la infección. En casos severos, la inflamación del apéndice vermiforme puede debido al bloqueo de los mismos por parte de los oxiuros.