Los libros de texto
Las escuelas occidentales se valen se los libros de texto que se convierten en mediadores curriculares básicos. Los alumnos llevan bastante tiempo interaccionando con dichos materiales y la labor del profesor se ve guiada en su planificación, desarrollo y evaluación. En este sentido, las familias valoran la actividad de la escuela por los medios impresos que utilizan sus hijos.

Se pueden resumir en cuatro las funciones principales que desempeñan los libros de texto en relación al contenido: Su selección, organización, discriminación, y registro autorizado y autoritario.

No únicamente se pretende transmitir la información perteneciente a un currículum escolarizado, sino además que éstos se adecuen a las características psicológicas de sus destinatarios, aplicando para ello los principios que desde la psicología de la memoria y de la percepción, y desde la didáctica y el diseño de medios, se sugiere. La meta consiste en permitir la captación y comprensión de sus mensajes por los receptores, y el almacenamiento de la información en la memoria a corto, medio y largo plazo.

Es fundamental saber que los alumnos incrementan su responsabilidad y autonomía gracias a los libros de texto… Siempre a partir de las sugerencias realizadas por el libro y teniendo en cuenta las visiones transmitidas por los profesores. Tus hijos han de abrir de par en par las puertas de la comprensión para adquirir las normas, valores e ideologías predominantes en la sociedad en la que se desenvuelven.

En definitiva, el estudio de los manuales escolares en relación con la historia de las diferentes disciplinas arroja luz sobre el actual panorama de los libros utilizados en la escuela. Asimismo, es importante entender los procesos de regulación, producción y difusión de dichos contenidos. Y no se pueden obviar los instrumentos empleados para la investigación histórica en el terreno de los manuales escolares.