Los niños y las mentiras
Desafortunadamente, la mayoría de los padres sienten una gran consternación cuando ven que los hijos les mienten o realizan acciones muy negativas, como por ejemplo robar o engañar a otros niños. Aunque cueste asumirlo, estos comportamientos son parte del desarrollo de cada niño. Son más comunes en niños en edad preescolar, los cuales todavía tienen una rica fantasía y aún no pueden distinguir bien entre el bien y el mal.

Los niños también pueden mentir para evitar ser castigados, o porque están imitando la conducta de los adultos. Esto no significa que debas permitir o ignorar este tipo de comportamiento. En su lugar, utiliza estas acciones para empezar a enseñarle a tu hijo la diferencia entre el bien y el mal. Es importante alentar al pequeño a decir siempre la verdad. Se le debe facilitar un buen modelo para que lo tenga como ejemplo.

Evita castigar al niño pero no te olvides de dialogar largamente con él sobre lo sucedido. Hablando el pequeño podrá confesarte mejor sus fechorías y tú podrás explicarle que la próxima vez debe decir la verdad. Cuando llegan a los 6-7 años de edad, ellos ya son capaces de saber lo que está bien y lo que está mal.

Cuando le “cojas” haciendo algo indebido, debes explicarle por qué estos comportamientos están equivocados. Si son episodios aislados, no tienes mucho de qué preocuparte y debes intentar mantener la calma. Si estos malos comportamientos se vuelven un hábito, entonces es cuando pueden empezar a surgir los problemas más graves. Si ves que se te escapa de las manos, puede ser necesario que valores buscar la ayuda de un profesional para averiguar por qué está sucediendo esto.