Los temidos dos años de edad
A medida que tu niño se acerca a su segundo año de vida, comenzará a esforzarse por sentirse “más mayor” ¿Qué se puede esperar de su desarrollo racional durante su vigésimo mes? A los veinte meses, ya no se cae todo el tiempo como te tenía acostumbrada. El niño, cada vez es más capaz de demostrar sus sentimientos.

Poco a poco puedes empezar a enseñarle diferentes rutinas. Trata de despertarle, bañarle y acostarle todos los días a la misma hora. Es tentador permitirle quedarse hasta más tarde despierto, o saltarse alguna de sus rutinas con tal de estar más tiempo con el pequeño pero piensa que eso le desconcertará cuando empiece la semana. Debes mantener siempre el mismo “programa” para que el pequeño no empiece con mal pie su semana.

Muchas mamás hablan de los temidos dos años. Antes de comenzar a entrar en pánico piensa que no todos los niños tienen la misma vitalidad y que no hay por qué hacerse a la idea de que se convertirá en un torbellino. Está claro que habrá más actividad en la casa, ya que no es igual un niño dormidito todo el día en su cunita que, un niño que ya tiene interés por investigar todo lo que le rodea.

Eso sí, deberás acostumbrarte a nuevos desafíos como por ejemplo los enfados y los desafíos. Ahora es cuando debes empezar a poner tu paciencia a prueba. Recuerda que un “no” a tiempo es mucho más efectivo que dejarles hacer todo para que no te molesten. Supervisa todos lo que haga tu pequeño explorador.