Los trastornos alimentarios se previenen en la primera infancia