Mejorar el vocabulario en los niños
Los niños tienden a actuar por imitación, por ello, en caso de que los padres digan palabrotas ellos también lo harán. Ante esta reacción lo que menos se debe hacer es hacer entender al niño que los adultos tienen derecho a expresarse de otro modo. Al revés, los adultos por el hecho de serlo deben tener cuidado en las formas que utilizan en su expresión cuando están delante de los niños y cuando no también.

Pero además, es fundamental que los niños adquieran nuevo vocabulario de una forma regular. Para ello, deben leer con frecuencia libros dirigidos al público infantil. Libros que pueden leer no sólo en castellano sino también en el idioma que estén aprendiendo en el colegio porque así, irán perfeccionando el uso del idioma extranjero.

Existe otra práctica muy recomendable que es la de redactar redacciones. Los profesores suelen poner ejercicios de este tipo a los niños, por ejemplo, que redacten una redacción sobre cómo ha sido su verano. Pero los padres también pueden recomendar al niño este tipo de tareas que son sencillas, amenas y divertidas, especialmente, si elegimos un tema que sabemos que captará la atención del niño. Por ello, siempre es mejor vincularlo con el tiempo de ocio y la diversión.

Por otra parte, cuando el niño no conoce el significado de un concepto debe acostumbrarse a buscarlo en el diccionario para salir de dudas. Este hábito educativo es fundamental para cualquier estudiante más allá de la edad. Hacer ejercicios de sinónimos y antónimos también es una forma creativa de jugar con el arte de las palabras.