Necesidades emocionales de los niños
El hecho de que en la sociedad actual haya tal cantidad de libros de autoayuda, cursos sobre temas emocionales y pensadores que insisten en la idea del pensamiento positivo, refleja simplemente, que algo que debe recordarse tanto es porque se ha olvidado. Es decir, el mundo emocional forma parte del ser humano desde el principio de los tiempos, sin embargo, existen realidades que hemos descuidado como la comunicación o las muestras de cariño. Tal vez cuesta reconocerlo por ello, es bueno pararse a pensar (algo que implica tiempo) y detener el paso más allá de toda prisa.

Los niños tienen sus propias necesidades emocionales. Una necesidad muestra precisamente, que debe ser satisfecha en mayor o en menor medida. Pero además, mientras que un adulto tiene más facilidad a la hora de exteriorizar sus sentimientos y vivencias, un niño, por el contrario, no tiene la capacidad de expresar de una forma clara una vivencia emocional. Está claro que para un niño, el concepto autoestima es remoto y abstracto. Por ello, deben ser los adultos, como tales, los que se comporten en base a las leyes de la inteligencia emocional.

El niño tiene necesidad de reconocimiento, es decir, debe saber que es importante y especial para sus padres. Esta idea, sólo se siente a través de los hechos que van acompañados de las palabras adecuadas. Por ello, ten en cuenta que la acción es más importante en el día a día que una frase bonita que no va respaldada por una acción coherente. Por ello, los niños necesitan que sus padres pasen tiempo con ellos, hagan planes en común, muestren interés por sus cosas, y también, que no resten importancia a sus problemas.

Con la perspectiva de la edad, algunos problemas de niños pueden parecer una tontería, sin embargo, no es así porque cada persona vive su realidad desde su perspectiva y desde su nivel de madurez.