Necesidades emocionales de una mujer embarazada
Una necesidad implica un vacío que necesita ser satisfecho o una demanda interior que requiere ser cubierta. No siempre podemos cubrir todas nuestras necesidades y esto es positivo, ya que así también, aprendemos a hacer frente a la frustración. De lo contrario, la voluntad se tornaría caprichosa, débil y egoísta. Es decir, gracias a la carencia crece la fortaleza y el nivel de madurez de un ser humano que se esfuerza por adaptarse a las circunstancias.

Pues bien, las necesidades emocionales a veces, no se ven porque son invisibles, sin embargo, se sienten mucho. Esta es una de las razones por las que una persona debe aprender a escucharse a sí misma para poder saber qué desea y qué necesita de verdad. Una mujer embarazada sufre muchos cambios a nivel físico. En este sentido, tiene nuevas necesidades como el descanso, también requiere de una nueva alimentación y de ropa más amplia para vestir cómoda cada día.

Pero desde un punto de vista anímico y emocional, la mujer también necesita cubrir nuevas necesidades. Por una parte, necesita más espacio para sí misma, pero también necesita más apoyo y compañía por parte de los demás, en especial, de la pareja. Dentro de las necesidades de muchas mujeres embarazadas está la de poder expresar y exteriorizar sus miedos y sus inquietudes en relación con todos los cambios que se avecinan, cómo afectarán dichos cambios a la vida de pareja y el temor lógico ante el instante del parto.

Una de las necesidades emocionales más importantes está la de seguridad, fortaleza y autoestima. Por ello, debes ayudar a tu pareja para que se sienta valiosa y se quiera más a sí misma. Para ello, recuérdale que sigue siendo guapa más allá de todos los cambios físicos que ha experimentado su cuerpo. El amor es una necesidad emocional básica a cualquier edad.