Noa, un amor de bebé con solo tres meses