Organizar un cuentacuentos en casa
Leer es una actividad saludable que debe empezar a ejercitarse desde la más tierna infancia. En este sentido, cada vez existen más prácticas vinculadas de forma directa con la lectura que ayudan a que el niño pueda poco a poco disfrutar de un buen libro. En este sentido, en las bibliotecas de las diferentes ciudades se organizan cuentacuentos que atraen la atención de los más pequeños de la casa. Pero además, este plan también es excelente para que el peque, poco a poco, disfrute de la biblioteca en la que podrá estudiar cuando sea más mayor y tomar libros en préstamo de una forma responsable. Es decir, cuidando el material.

Sin embargo, un cuentacuentos no es algo que pueda realizarse de forma exclusiva en la biblioteca, es decir, también puede ser un plan ideal para improvisar en casa. La realidad es que los niños terminan agotados de leer una y mil veces el mismo cuento, se aburren y piden novedades. Por ello, no siempre vas a estar comprando nuevos libros, es decir, también puedes animarte a crear tu propio cuento y tu historia. Puede ser un proyecto sorpresa para sorprender al niño en una fecha especial.

O incluso, puede ser un plan para romper la rutina cotidiana. En ese caso, el niño también puede implicarse y aportar algunas ideas en la elaboración del cuento. Cuando los niños se implican en algo que les gusta están motivados y tienen ganas de trabajar y de desarrollar la creatividad.

Si quieres crear una historia en primer lugar debes pensar en cuántos personajes tendrá la trama (mejor que sean pocos) y qué rasgos tendrán, es decir, debes carcaterizarles. Por otra parte, también debes pensar en que la trama sea sencilla teniendo en cuenta que está dirigida a un público infantil, y que, a poder ser, tenga algo que guste mucho a tu niño.